¿Qué significa ser una y un militante del sindicato estudiantil?

Un militante del sindicato estudiantil es un sindicalista combativo y ejemplar que lucha desde su sección sindical en su centro de estudios, haciendo suya la herramienta que es el sindicato para defender y conquistar nuestros derechos como estudiantes, con las y los compañeras/os que estén organizados con él y organizar al resto del estudiantado, puede que quizás ésta sea la definición casi de diccionario, sin embargo un estudiante que está organizado en el sindicato implica cuestiones mucho más profundas sobre las que cabe ahondar.

Participa activamente en el trabajo de la sección de su centro, organizando y dirigiendo junto con el resto de compañeros todas las actividades que se saquen de cara a que se organicen cada vez más estudiantes del centro, implica que no le importa perder un recreo o un día de clase en pro de hacer una charla, una reunión o ir a la Huelga Estudiantil. Lucha sin miedo a lo que vayan a decir algunos profesores del centro o la dirección, sin miedo a las represalias porque detrás de cada uno de estos y estas militantes esta al fin y al cabo el sindicato que luchara unido por cada uno de sus miembros. Sacrificio y valentía en la lucha porque al fin y al cabo luchamos por nuestro futuro y nuestros derechos, algo que es nuestro. ¿Debemos pedir permiso para organizar una asamblea o debemos pedirlo para llamar a los compañeros a huelga? ¿Acaso la Unión Europea nos pregunto si queríamos que se privatizara la educación y que se nos entregara a las empresas o los diferentes gobiernos nos preguntaron por la LOGSE, LOE y LOMCE?  El trabajo diario es lo que distingue a un verdadero sindicalista, preocuparse por el desarrollo del sindicato, de su sección y de la lucha del estudiantado, aparte de crecer a nivel formativo entendiendo y analizando los problemas y los diferentes ataques para poder así afrontarlos. El nivel de lucha y de compromiso es algo que se trabaja día a día estando en el sindicato, en este punto el no seguir en la lucha porque no hay tiempo o se está muy ocupado es algo que no se les pasa a los militantes comprometidos y sobre todo consecuentes. Cuando unos prefieren la comodidad a la militancia no le importa madrugar para ir al piquete o a la Huelga o a un encierro, ahí es donde se halla la ejemplaridad y la dignidad revolucionaria intachable, es un pequeño ejemplo real de una larga lista pero muestra el grado de compromiso que se tiene por mejorar nuestra educación y nuestro futuro, los luchadores y luchadoras de hoy son los trabajadores y trabajadoras del mañana, y si ahora no consentimos que se nos trate como mercancía dentro del mercado educativo que se está creando, en el futuro no nos dejaremos ser mano de obra barata para el empresario o que nos quiten nuestro sueldo ganado no sin esfuerzo.

Es muy importante que cada compañero que cada compañera que entre a formar parte del sindicato estudiantil entienda que está en la primera fila de defensa por nuestros derechos y nuestras reivindicaciones, que su papel como militante es el de mantener una lucha ejemplar, comprometida y decidida, marcando la diferencia con otros que dicen luchar  por los estudiantes pero no hace nada, la palabrería y la retorica no es suficiente para organizar a los estudiantes hace faltan hechos y ahí estará el y la militante marcando con firmeza la diferencia y hablando a los estudiantes haciendo de cada centro de estudios una barricada contra la LOMCE, el 3+2 y las practicas no remuneradas.

¡AVANZAR CONSTRUIR MOVIMIENTO ESTUDIANTIL!

Lucharemos por lo que es nuestro, nada nos dentendra.

La huelga del 22 de octubre

Ante los continuos ataques a la educación que se están sucediendo en nuestro país el Comité de Coordinación Estatal de asociaciones estudiantiles*, cuyo único miembro en la Región es la Coordinadora de Estudiantes de la Región de Murcia (CERM), ha convocado una huelga estudiantil para el próximo jueves 22 de octubre.

Sigue leyendo

Sobre la situación de las prácticas de medicina de la UMU

Ante la sucesión de acontecimientos producida en los últimos días sobre la situación de las prácticas del estudiantado del Grado de Medicina de la Universidad de Murcia la Coordinadora de Estudiantes de la Región de Murcia realiza el siguiente comunicado declarando:

1. Que la situación actual de conflicto entre UMU y UCAM por las prácticas en hospitales públicos es responsabilidad directa del Consejo Interuniversitario de la Región por permitir en 2012 que la UCAM imparta el Grado de Medicina aún en una situación donde se graduaban/licenciaban más estudiantes que plazas se ofertan anualmente en el examen MIR. Esta situación aún existe produciendo la precarización de la sanidad española cuando se pretenden realizar los mismos servicios con menos profesionales. No sobran estudiantes de medicina sino que no se buscan los medios para que realicen su actividad o incluso se privatizan, no sobran médicos sino que faltan hospitales y centros de salud.

2. Que el estudiantado de la UMU debe mantener la exclusividad en los hospitales en los que ya la tenía y esta exclusividad deber ser indefinida. Además la UMU siempre debería tener preferencia sobre la UCAM a la hora de realizar prácticas.

3. Que el estado de las prácticas del estudiantado del Grado de Medicina de la UMU tiene grandes carencias de medios y debe mejorarse. El problema principal y más urgente es la saturación que se produce en los hospitales que no pueden atender a tantas personas en prácticas al mismo tiempo siendo este el punto de conflicto que impide que el estudiantado de ambas universidades realice sus prácticas pues ya se realizan de forma precaria solo con el alumnado de la UMU.

4. Que el estado de las prácticas de la UMU, tanto el del Grado de Medicina como el de otros, está supeditado a los intereses empresariales representados en el Consejo Social, cuya composición ya ha denunciado CERM anteriormente, lo que provoca un perjuicio al estudiantado y un beneficio a los grandes empresarios.

5. Que el estudiantado del Grado de Medicina de la UCAM es una víctima más de la especulación empresarial que existe actualmente en la educación y la sanidad a nivel estatal y de los trapicheos de la Comunidad Autónoma junto con José Luis Mendoza y que se puede ver en una situación en la que no pueda realizar sus prácticas. Llamamos a este estudiantado a unirse a la lucha contra la precarización de la sanidad y la educación.

6. Que personas integrantes del Consejo Universitario que hasta hace poco se posicionaban como adalides de lo público han traicionado al alumnado con sus decisiones a favor de la UCAM. Nos referimos a la hasta hace poco vicerrectora de la UMU y actual Consejera de Educación, María Isabel Sánchez-Mora, y el director de universidades, Luis Javier Lozano, que es también profesor de la UPCT. También apoya estas decisiones el presidente del Consejo Social de la UMU, Javier Ruano, que está a sueldo del Grupo Inforges.

7. Que el rector de la UMU, José Orihuela, mantiene una actitud cobarde ante la amenaza de la Comunidad Autónoma y el Partido Popular de que disminuirán los presupuestos de la universidad si no se aceptan sus condiciones, manteniendo estos a su vez una actitud criminal al extorsionar al rector. Decimos esto porque la única forma de la que se puede contrarrestar la situación, tal y como demuestra la actual prórroga del convenio, es la organización del estudiantado y ésta puede servir tanto para mantener las prácticas de la UMU como para mantener o mejorar sus presupuestos pues si esto no se hiciera sería por una decisión meramente política.

8. Que el acuerdo que se ha realizado en la noche de ayer, martes 22 de septiembre de 2015, por parte del rector de la UMU con la Consejería de Educación de espaldas al estudiantado de la Facultad de Medicina de la UMU así como de la dirección de dicha facultad no soluciona ni mucho menos el problema al prorrogar el convenio únicamente hasta julio de 2016, posponiendo la solución definitiva, ni debe suponer la suspensión de las movilizaciones de apoyo.

Para finalizar declaramos que la CERM se encargará de movilizar al estudiantado de institutos y universidad a través de las secciones con las que cuenta en esos centros realizando una campaña de información y denuncia de esta situación que afecta de forma directa e indirecta al estudiantado de todos los niveles educativos. Debe procurarse también un avance en la organización de todo el estudiantado que es la única forma de garantizar las prácticas. Por esto mismo os llamamos a todos y todas a uniros a la manifestación del lunes 28 de septiembre a las 19:00 en la Plaza de la Fuensanta (frente al Corte Inglés) para denunciar estas situaciones y defender lo público.

Solo con la concienciación, la organización y la lucha se pueden conseguir los objetivos de una educación y una sanidad públicas y gratuitas al servicio de la clase obrera y los sectores populares y de sus hijos e hijas.

Menos plazas para alumnos de medicina en prácticas en favor de la UCAM

Hace escasamente unos días se aprobó el acuerdo por el cual los alumnos en prácticas que desarrollan el Grado de Medicina en Universidad Católica San Antonio (UCAM) compartirán formación con los alumnos en prácticas, pertenecientes al mismo Grado, de la Universidad de Murcia (UMU) en los hospitales públicos.

Según asegura Servicio Murciano de Salud (SMS) la formación y las plazas pertenecientes a los alumnos en prácticas de la UMU no se verán entorpecido por las plazas que serán cubiertas por los alumnos relacionados con la UCAM, o eso declaró la consejera Encarna Guillén en la reunión en la que se aprobó dicho acuerdo.

Pues si me lo permiten, he de discrepar con la consejera y doctora en por la Universidad de Murcia, Encarna Guillén.

En Murcia hay unos once hospitales públicos; Hospital Virgen del Castillo, Hospital General Universitario Reina Sofía, Hospital General Universitario Santa Lucía entre otros, de los cuales han de albergar a unos ochocientos estudiantes en prácticas correspondientes al grado de Medicina de la UMU. Continuemos exponiendo que al estado le cuesta más de 200.000 euros formar a un médico.

Sin contar a los alumnos pertenecientes a primero y segundo, sólo los alumnos en prácticas le cuesta al estado unos 160.000.000 euros cuya parte de esta cantidad pertenece al contribuyente. Por otra parte debemos tener en cuenta el polemizado precio de 0, 70 céntimos por hora del alumno en prácticas que paga la UCAM al SMS por la utilización de servicios públicos –escasos de por sí-, únicamente contando las seiscientas horas de prácticas por los cuarentaicinco alumnos correspondientes al tercer curso de medicina en la universidad privada, la cantidad en euros que se recaudaría no llega a 19.000, pues es de suma importancia destacar que la UCAM se compromete a pagar 30.000 euros al año por permitir que sus alumnos ocupen plazas dentro de la formación pública, “ un benévolo gesto por su parte”. Otra de las cifras que nos llama la atención es la cuantiosa cantidad que le cuesta al estado formar a un médico, aproximadamente 200.000 euros, sin embrago la matricula en Grado de Medicina por vía privada solo cuesta entre el 5 y 10 por ciento de esta cantidad por año. Por lo que estamos regalando parte del dinero perteneciente a contribución pública a estudiantes de la UCAM, los cuales no han pasado una nota de corte ni imparten de la misma forma los conocimientos que aquellos que son estudiantes de la universidad pública,

Según declara el Departamento de Cirugía, Pediatría, Obstetricia y Ginecología de la Universidad de Murcia en relación a las prácticas de los estudiantes de la UCAM en hospitales públicos: “Los estudiantes de la Facultad de Medicina de esta Universidad han acreditado ser los mejores de la Región y merecen tener a su disposición los recursos que se merecen; y no deberían ser engañados. Tampoco se les puede engañar con respecto a sus expectativas profesionales: el número de plazas de Médico Interno Residente en 2015 sólo cubrió la mitad de la demanda. La tendencia es a que esa demanda siga aumentando mientras que la oferta se mantenga estable. Poner a disposición de la Universidad Católica recursos públicos con la justificación de la necesidad de formar médicos es, por tanto, insostenible. Admitir cada curso académico a 300 alumnos entre las dos Facultades de Medicina es una inversión que los contribuyentes murcianos no se pueden permitir, y menos en tiempos de crisis. En el ámbito privado cada cual puede hacer la inversión que le parezca más conveniente, aunque ésta sea ruinosa; pero en el ámbito público se pone en juego el dinero y el bienestar de todos.”

Por lo que en resumen aunque la capacidad formativa de los hospitales de la Región para atender la demanda universitaria existente no se vea colapsado, aunque tanto los estudiantes de la UCAM y la UMU puedan hacer sus prácticas sin repercutir en la calidad de la formación, afirmación que no se ha demostrado y que desde el punto de una servidora no cree que sea posible, este acuerdo sigue repercutiendo negativamente para los alumnos de la UMU al haber mayor demanda de plazas, pero también repercute al estado y por ende a los contribuyentes, nosotros, permitiendo que parte del coste en formar a un médico por la vía pública sea traspasado a los estudiantes de la UCAM. En cuanto a la calidad de la formación y la paridad del nivel de formación entre lo privado y lo público, lo dejare a la reflexión de cada cual.

La lucha de los estudiantes de turismo en Cartagena

El veinticuatro de julio, hubo una manifestación por parte de los alumnos de la Escuela Universitaria de Turismo, debido a la mala gestión, organización e injusta situación que han padecido tanto los alumnos, como el profesorado de dicha escuela.

La delicada situación en la que se encuentran los estudiantes de la Escuela Universitaria de Turismo viene dada por varias causas y entre ellas las más destacadas son: el cierre, abandono de la dirección, la partida del profesorado con el cese de sus clases y la gran falta de información acerca de las medidas que se tomarán al respecto

Debido al abandono y al impago de alquiler, los estudiantes indignados al ignorar qué ocurrirá con sus estudios, cuándo habrá unas medidas definitivas y reales y dónde ha acabado el dinero destinado a sus estudios, han salido a la calle revindicando sus derechos de una educación digna y de calidad.

El desahucio por el que la Escuela Universitaria de Turismo atraviesa con el correspondiente cese de la actividad del profesorado conduciendo a los alumnos a la incertidumbre acerca cuáles son sus calificaciones, cómo se les calificará en septiembre y como van a solicitar su titulación correspondiente les ha llevado a una situación de precariedad en la que se sienten engañados y estafados.

Dicha situación viene desde hace unos años, en la que algunos de sus alumnos culpan a una mala gestión derivada del enchufismo. Desde octubre, el centro es consciente de los problemas económicos por los que atraviesan y en ese momento no se tomas medidas, ni por parte de la empresa gestora a la que se le deriva el alquiler, ni la propia UPCT en donde se encuentra adscrita la Escuela Universitaria de Turismo. El punto álgido de esta historia viene dado cuando una alumna del centro, recibe un correo en el que se expone el traslado de la directora del centro al grado de turismo de la UCAM y tras dicho mensaje, los alumnos reciben posteriormente una invitación para seguir cursando su grado en la Universidad Católica, en el que aparecen datos personales que han sido adquiridos de una forma ilegal, pues la Escuela Universitaria de Turismo no se explica cómo sus datos personales pasaron al conocimiento de la UCAM estando protegidos por la ley Ley Orgánica 15/1999, de 13 de diciembre, de Protección de Datos de Carácter Personal.

Pero en esta trágica situación también se encuentran el profesorado, los cuales no habían cobrado desde hacía meses y que han sufrido un despido improcedente.

El engaño, la indignación y la precaria situación por la que nuestros compañeros de la Escuela Universitaria de Turismo se encuentran da lugar a un movimiento en Cartagena hacia la lucha de los derechos de estos estudiantes.

Ley mordaza, instrucciones de uso. Por Maria Navarro en ctxt.es

http://ctxt.es/es/20150618/politica/1481/Ley-Mordaza-instrucciones-de-uso.htm

A partir del próximo 1 de julio, España contará con una nueva Ley de Seguridad Ciudadana, más conocida como Ley Mordaza. La ley endurece las infracciones y sus correspondientes multas, e incorpora una veintena de nuevas faltas. Por ejemplo, los actos de desobediencia o resistencia a la autoridad pasarán de ser una infracción leve (en la Ley Orgánica 1/1992) a una infracción grave, penada con una multa de entre 601 euros y 30.000 euros (en la Ley Orgánica 4/2015).

La entrada en vigor de la ley, sobre la que pende un recurso de inconstitucionalidad presentado en mayo por la oposición al Partido Popular, ha generado duras críticas de organizaciones internacionales como la ONU, la Comisión Europea o Aministía Internacional, que la califica de “reforma legislativa que pone en riesgo la libertad de información y la protesta pacífica”.

Varias asociaciones españoles han lanzado un comunicado común dirigido a todos los españoles para que se posicionen “desobedeciendo activamente a estas leyes injustas” y difundan el comunicado para mostrar el “rechazo” a la ley mordaza.

La Ley Orgánica 4/2015 de Protección de la Seguridad Ciudadana toma como referente la Ley Orgánica 1/1992 sobre Protección de la Seguridad Ciudadana. Y, si se atiende a ambas leyes, encontramos que lo que antes eran sanciones graves, ahora son sanciones muy graves. Esto supone en primer lugar que la cuantía de la multa a pagar será mayor. Estos son los artículos de la ley:

INFRACCIONES MUY GRAVES (multas de 30.001 a 600.000 euros)

1. Las reuniones o manifestaciones no comunicadas o prohibidas en infraestructuras o instalaciones en las que se prestan servicios básicos para la comunidad o en sus inmediaciones, así como la intrusión en los recintos de éstas, incluido su sobrevuelo, cuando, en cualquiera de estos supuestos, se haya generado un riesgo para la vida o la integridad física de las personas. En el caso de las reuniones y manifestaciones serán responsables los organizadores o promotores.

2. La fabricación, reparación, almacenamiento, circulación, comercio, transporte, distribución, adquisición, certificación, enajenación o utilización de armas reglamentarias, explosivos catalogados, cartuchería o artículos pirotécnicos, incumpliendo la normativa de aplicación, careciendo de la documentación o autorización requeridas o excediendo los límites autorizados cuando tales conductas no sean constitutivas de delito así como la omisión, insuficiencia, o falta de eficacia de las medidas de seguridad o precauciones que resulten obligatorias, siempre que en tales actuaciones se causen perjuicios muy graves.

3. La celebración de espectáculos públicos o actividades recreativas quebrantando la prohibición o suspensión ordenada por la autoridad correspondiente por razones de seguridad pública.

4. La proyección de haces de luz, mediante cualquier tipo de dispositivo, sobre los pilotos o conductores de medios de transporte que puedan deslumbrarles o distraer su atención y provocar accidentes.

INFRACCIONES GRAVES (con multa de 601 a 30.000 euros)

1. La perturbación de la seguridad ciudadana en actos públicos, espectáculos deportivos o culturales, solemnidades y oficios religiosos u otras reuniones a las que asistan numerosas personas, cuando no sean constitutivas de infracción penal.

2. La perturbación grave de la seguridad ciudadana que se produzca con ocasión de reuniones o manifestaciones frente a las sedes del Congreso de los Diputados, el Senado y las asambleas legislativas de las comunidades autónomas, aunque no estuvieran reunidas, cuando no constituya infracción penal.

3. Causar desórdenes en las vías, espacios o establecimientos públicos, u obstaculizar la vía pública con mobiliario urbano, vehículos, contenedores, neumáticos u otros objetos, cuando en ambos casos se ocasione una alteración grave de la seguridad ciudadana.

4. Los actos de obstrucción que pretendan impedir a cualquier autoridad, empleado público o corporación oficial el ejercicio legítimo de sus funciones, el cumplimiento o la ejecución de acuerdos o resoluciones administrativas o judiciales, siempre que se produzcan al margen de los procedimientos legalmente establecidos y no sean constitutivos de delito.

5. Las acciones y omisiones que impidan u obstaculicen el funcionamiento de los servicios de emergencia, provocando o incrementando un riesgo para la vida o integridad de las personas o de daños en los bienes, o agravando las consecuencias del suceso que motive la actuación de aquéllos.

6. La desobediencia o la resistencia a la autoridad o a sus agentes en el ejercicio de sus funciones, cuando no sean constitutivas de delito, así como la negativa a identificarse a requerimiento de la autoridad o de sus agentes o la alegación de datos falsos o inexactos en los procesos de identificación.

7. La negativa a la disolución de reuniones y manifestaciones en lugares de tránsito público ordenada por la autoridad competente cuando concurran los supuestos del artículo 5 de la Ley Orgánica 9/1983, de 15 de julio.

8. La perturbación del desarrollo de una reunión o manifestación lícita, cuando no constituya infracción penal.

9. La intrusión en infraestructuras o instalaciones en las que se prestan servicios básicos para la comunidad, incluyendo su sobrevuelo, cuando se haya producido una interferencia grave en su funcionamiento.

10. Portar, exhibir o usar armas prohibidas, así como portar, exhibir o usar armas de modo negligente, temerario o intimidatorio, o fuera de los lugares habilitados para su uso, aún cuando en este último caso se tuviera licencia, siempre que dichas conductas no constituyan infracción penal.

11. La solicitud o aceptación por el demandante de servicios sexuales retribuidos en zonas de tránsito público en las proximidades de lugares destinados a su uso por menores, como centros educativos, parques infantiles o espacios de ocio accesibles a menores de edad, o cuando estas conductas, por el lugar en que se realicen, puedan generar un riesgo para la seguridad vial. Los agentes de la autoridad requerirán a las personas que ofrezcan estos servicios para que se abstengan de hacerlo en dichos lugares, informándoles de que la inobservancia de dicho requerimiento podría constituir una infracción del párrafo 6 de este artículo.

12. La fabricación, reparación, almacenamiento, circulación, comercio, transporte, distribución, adquisición, certificación, enajenación o utilización de armas reglamentarias, explosivos catalogados, cartuchería o artículos pirotécnicos, incumpliendo la normativa de aplicación, careciendo de la documentación o autorización requeridas o excediendo los límites autorizados cuando tales conductas no sean constitutivas de delito, así como la omisión, insuficiencia, o falta de eficacia de las medidas de seguridad o precauciones que resulten obligatorias.

13. La negativa de acceso o la obstrucción deliberada de las inspecciones o controles reglamentarios, establecidos conforme a lo dispuesto en esta Ley, en fábricas, locales, establecimientos, embarcaciones y aeronaves.

14. El uso público e indebido de uniformes, insignias o condecoraciones oficiales, o réplicas de los mismos, así como otros elementos del equipamiento de los cuerpos policiales o de los servicios de emergencia que puedan generar engaño acerca de la condición de quien los use, cuando no sea constitutivo de infracción penal.

15. La falta de colaboración con las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad en la averiguación de delitos o en la prevención de acciones que puedan poner en riesgo la seguridad ciudadana en los supuestos previstos en el artículo 7.

16. El consumo o la tenencia ilícitos de drogas tóxicas, estupefacientes o sustancias psicotrópicas, aunque no estuvieran destinadas al tráfico, en lugares, vías, establecimientos públicos o transportes colectivos, así como el abandono de los instrumentos u otros efectos empleados para ello en los citados lugares.

17. El traslado de personas, con cualquier tipo de vehículo, con el objeto de facilitar a éstas el acceso a drogas tóxicas, estupefacientes o sustancias psicotrópicas, siempre que no constituya delito.

18. La ejecución de actos de plantación y cultivo ilícitos de drogas tóxicas, estupefacientes o sustancias psicotrópicas en lugares visibles al público, cuando no sean constitutivos de infracción penal.

19. La tolerancia del consumo ilegal o el tráfico de drogas tóxicas, estupefacientes o sustancias psicotrópicas en locales o establecimientos públicos o la falta de diligencia en orden a impedirlos por parte de los propietarios, administradores o encargados de los mismos.

20. La carencia de los registros previstos en esta Ley para las actividades con trascendencia para la seguridad ciudadana o la omisión de comunicaciones obligatorias.

21. La alegación de datos o circunstancias falsos para la obtención de las documentaciones previstas en esta Ley, siempre que no constituya infracción penal.

22. El incumplimiento de las restricciones a la navegación reglamentariamente impuestas a las embarcaciones de alta velocidad y aeronaves ligeras.

23. El uso no autorizado de imágenes o datos personales o profesionales de autoridades o miembros de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad que pueda poner en peligro la seguridad personal o familiar de los agentes, de las instalaciones protegidas o en riesgo el éxito de una operación, con respeto al derecho fundamental a la información.

INFRACCIONES LEVES (multa de 100 a 600 euros)

1. La celebración de reuniones en lugares de tránsito público o de manifestaciones, incumpliendo lo preceptuado en los artículos 4.2, 8, 9, 10 y 11 de la Ley Orgánica 9/1983, de 15 de julio, cuya responsabilidad corresponderá a los organizadores o promotores.

2. La exhibición de objetos peligrosos para la vida e integridad física de las personas con ánimo intimidatorio, siempre que no constituya delito o infracción grave.

3. El incumplimiento de las restricciones de circulación peatonal o itinerario con ocasión de un acto público, reunión o manifestación, cuando provoquen alteraciones menores en el normal desarrollo de los mismos.

4. Las faltas de respeto y consideración cuyo destinatario sea un miembro de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad en el ejercicio de sus funciones de protección de la seguridad, cuando estas conductas no sean constitutivas de infracción penal.

5. La realización o incitación a la realización de actos que atenten contra la libertad e indemnidad sexual, o ejecutar actos de exhibición obscena, cuando no constituya infracción penal.

6. La proyección de haces de luz, mediante cualquier tipo de dispositivo, sobre miembros de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad para impedir o dificultar el ejercicio de sus funciones.

7. La ocupación de cualquier inmueble, vivienda o edificio ajenos, o la permanencia en ellos, en ambos casos contra la voluntad de su propietario, arrendatario o titular de otro derecho sobre el mismo, cuando no sean constitutivas de infracción penal. Asimismo la ocupación de la vía pública con infracción de lo dispuesto por la Ley o contra la decisión adoptada en aplicación de aquella por la autoridad competente. Se entenderá incluida en este supuesto la ocupación de la vía pública para la venta ambulante no autorizada.

8. La omisión o la insuficiencia de medidas para garantizar la conservación de la documentación de armas y explosivos, así como la falta de denuncia de la pérdida o sustracción de la misma.

9. Las irregularidades en la cumplimentación de los registros previstos en esta Ley con trascendencia para la seguridad ciudadana, incluyendo la alegación de datos o circunstancias falsos o la omisión de comunicaciones obligatorias dentro de los plazos establecidos, siempre que no constituya infracción penal.

10. El incumplimiento de la obligación de obtener la documentación personal legalmente exigida, así como la omisión negligente de la denuncia de su sustracción o extravío.

11. La negligencia en la custodia y conservación de la documentación personal legalmente exigida, considerándose como tal la tercera y posteriores pérdidas o extravíos en el plazo de un año.

12. La negativa a entregar la documentación personal legalmente exigida cuando se hubiese acordado su retirada o retención.

13. Los daños o el deslucimiento de bienes muebles o inmuebles de uso o servicio público, así como de bienes muebles o inmuebles privados en la vía pública, cuando no constituyan infracción penal.

14. El escalamiento de edificios o monumentos sin autorización cuando exista un riesgo cierto de que se ocasionen daños a las personas o a los bienes.

15. La remoción de vallas, encintados u otros elementos fijos o móviles colocados por las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad para delimitar perímetros de seguridad, aun con carácter preventivo, cuando no constituya infracción grave.

16. Dejar sueltos o en condiciones de causar daños animales feroces o dañinos, así como abandonar animales domésticos en condiciones en que pueda peligrar su vida.

17. El consumo de bebidas alcohólicas en lugares, vías, establecimientos o transportes públicos cuando perturbe gravemente la tranquilidad ciudadana.

Aquellos que quieran movimiento estudiantil, que nos escuchen

José Luís Mendoza nos deleitó hace unos días con un breve sermón, el cuál comienza con un salmo de la biblia: (Y en verdad, todos los que quieren vivir piadosamente en Cristo Jesús, serán perseguidos…  Timoteo. 3:12), tras dicha cita continúa exponiendo su valía, pues como él dice: “Dios tiene puesta las manos sobre nosotros, el que quiera combatir contra nosotros que se prepare. Porque no le tenemos miedo a nadie”. Tras sus palabras me gustaría contribuir con otro salmo: (¡Cuán bienaventurado es el hombre que no anda en el consejo de los impíos, ni se detiene en el camino de los pecadores, ni se sienta en la silla de los escarnecedores…  Libro I de los salmos)
Es de destacar en la exposición una de sus frases más elocuentes “los ataques que recibe, injustamente, cuando estamos haciendo el bien, sin costo alguno para la administración pública…” Por supuesto, cabe recordar un reciente escándalo en el que nuestro presidente y director de la UCAM, José Luís Mendoza, el cual  sobornaba a directores de centros de enseñanza públicos para que aquellos alumnos  por los que da la vida. Sinceramente, nos cuesta entender tras dichos hechos qué es exactamente aquello que el Sr. Mendoza concibe como “hacer el bien” y cuyo acto al parecer carece de algún mal para nuestro presidente, sumándole la opinión acerca su acción y que ésta no afecte a la administración pública.
Otro de los argumentos que nos llama la atención es su denuncia contra la escasez de apoyo institucional y público. Es cierto que la  Universidad de Murcia ha llegado recibir un 84% de las ayudas a los estudiantes de Erasmus  por parte de la comunidad, en contraposición a la UCAM la cual ha llegado a recibir un 2%, pero otro de los datos a tener en cuenta es que en UMU encontramos una media de 28,668 alumnos y que las ayudas recibidas únicamente provienen del Ministerio de Educación. Por otra parte, la UCAM  cuenta con menos de la mita de alumnos que la universidad de Murcia y además las ayudas recibidas a ésta provienen de distintos destinatarios, tales como: Becas y Ayudas de Carácter General y de Movilidad del Ministerio de Educación, Beca Propia General de la Universidad Católica San Antonio, becas de Colaboración del Ministerio de Educación, Becas de Colaboración-Departamental Propia de la Universidad Católica San Antonio, Ayudas a Deportistas Universitarios de Alto Nivel de la Universidad Católica San Antonio.
Algo que no deja de chirriar son las palabras “somos más reconocidos fuera que dentro de Murcia”, tal vez dicho reconocimiento no sería de tal forma si las prácticas realizadas por los estudiantes de la UCAM y la UMU tuviesen la misma calidad. Pues como ya hemos comentado en otro artículo, el mero hecho de que los estudiantes en el grado de fisioterapeuta en la UCAM usen muñecos, mientras que los estudiantes pertenecientes a la UMU desde su entrada trabajen con cadáveres da lugar a que la Universidad Católica tenga el  reconocimiento esperado dentro de la región. Señores, la competencia en calidad de educación se muestra con hechos y el peso de éste no se puede eludir.
Por otro lado la afirmación: “recibimos muchas veces persecución, incomprensión, críticas […] le importa muy poco la Universidad Católica a algunos medios de comunicación”, es como un eco en nuestra cabeza. Tras los sobornos expuestos anteriormente no nos sorprende las críticas destinadas a la UCAM, sin embargo los medios de comunicación han respondido ante el hecho y les ha suscitado interés, así como a nosotros, todo ello es una prueba de que sí nos importa la Universidad Católica.
Tal vez la UCAM debería escuchar aquellos consejos proporcionados por los que no demuestran ninguna devoción religiosa, como es  una servidora la cual se encuentra sentada escribiendo unas líneas. Una pecadora, puesto que sus ideales no comparte ninguna religión y que honestamente desea añadir que en ningún momento desea mofarse ni de su fe, ni de la  forma de impartir la educación.